Tag Archives: museos de arte contemporáneo

Un museo en Venecia…

4 Dic

Ha sido tan solo en mi cuarta visita a Venecia cuando he tenido tiempo para visitar algo un poco diferente de las típicas visitas turísticas que ya había hecho en esta ciudad: los paseos en góndola, el mercadillo en el puente de Rialto, la piazza San Marco y las islas de la laguna, (Murano y Burano, para ver los talleres en los que se trabaja el cristal)…

Grand Canal, Venice

Es bastante normal visitar museos cuando se viaja, pero aún no había tenido la ocasión de hacerlo en Venecia. El museo Guggenheim (www.guggenheim-venice.it) no está lejos de la Gallerie dell’ Accademia, que da nombre al puente de madera sobre el mayor canal de la ciudad y contrariamente a la mayoría de museos, está abierto los lunes. Situado entre dos canales (no podía ser de otra manera), el museo se estructura en torno a su jardín, en el que algunas esculturas dan paso a las diferentes salas: la exposición permanente, la exposición temporal (tan grande como la permanente) y el café-restaurante.

Durante la visita, me llamó la atención ver que entre las obras de Pollock, Braque, Chagall, Miró y Dalí, también había fotos de Peggy Guggenheim. Fijándome más, me dí cuenta de que la casa de Peggy era el mismo edificio que ahora ocupa la colección de arte. Aún están allí la mesa y las sillas del comedor y la discreta chimenea puede apreciarse en alguna foto, así como los cuadros que habían sido parte de la decoración de su casa. Parece ser que la mecenas se enamoró de la ciudad durante una visita a la Biennale y no faltándole los medios para hacerlo, se instaló allí.

El conjunto del museo se impregna de la huella personal de la que fue su propietaria y creadora, lo que despierta la curiosidad y simpatía del visitante hacia Peggy. Una foto suya posando con unos pendientes hechos para ella por Alexander Calder o otra paseando en góndola, hacen parte de los detalles que nos acercan a su persona y que hacen del museo un lugar más íntimo.

Peggy Guggenheim

Tan solo al final de la visita, me llamaron la atención dos placas en un rincón del jardín. En una de ellas figura el nombre de Peggy, allí enterrada. Justo a su lado, en otra placa que reza My babies (mis bebés) se lee una lista de al menos una decena de nombres (unos más originales que otros) y fechas. Se trata de los perros que habían compartido sus días con Peggy y por los que ella sentía devoción. Delante de la tumba hay un gran olivo con una pequeña placa que indica que fue un regalo póstumo de Yoko Ono a Peggy, ahora llamado árbol de los deseos, en el que los visitantes pueden escribir sus deseos en papeles que cuelgan en sus ramas.