Tag Archives: parques naturales

Energía islandesa

30 Oct

Cuando se aterriza en Islandia, se tiene la sensación de que se está lejos de todo. Menos del Blue Lagoon (la laguna azul, piscina natural de agua caliente enorme, una de las principales atracciones turísticas del país y que está muy cerca del aeropuerto). Al coger el autobús que va del aeropuerto al centro de su capital, Reikiavik, no se ven casas al lado de la carretera, ni árboles, ni tráfico, ni edificios altos en el horizonte. Solo rocas y arena negra  por todas partes.

Me alojaba en el albergue oficial de Hostelling International (www.hihostels.com) uno de los mejores albergues donde he estado nunca. Allí todo es grande, limpio, nuevo, cómodo, enseguida te sientes como en casa. Sin hablar de las enormes  cocinas donde es usual compartir alguna comida con otros huéspedes. Aunque también recuerdo el fuerte olor de azufre (a huevo) al abrir los grifos (evidentemente la causa no eran las tuberías del albergue sino la característica geología islandesa) así como la luz que entra en la habitación ya pasada la media noche (por suerte tienen persianas).

Como es costumbre en los albergues, en la recepción puede encontrarse todo tipo de información sobre las excursiones, visitas guiadas, salidas nocturnas, etc. Lo que a mí me interesó, era una excursión de todo el día que se componía de diferentes etapas: la primera, era la planta de energía geotérmica a proximidad de la capital, Hellisheidarvirkjun, (sí claro, he tenido que buscar el nombre, si no, cualquiera se acuerda…)  Desde allí se visitaban varios parques naturales, para disfrutar del paisaje y ver los géiseres, de los que el más conocido, hace una erupción cada 7 minutos (no es difícil imaginarse al grupo de turistas con las cámaras rodeándolo esperando el momento). Después, nos llevaban a otro parque donde podían intuirse, formando con sus formas el decorado, las placas tectónicas americana y europea, una frente a la otra.

Lo menos interesante, sin lugar a dudas para mí, era la visita a la “fábrica”, pero bueno, hacía parte del paquete…

Al día siguiente, un pequeño autocar pasó a recogernos al albergue. Aunque era el mes de mayo, la situación geográfica de Islandia hace que el tiempo sea muy variable, es casi como tener todas las estaciones del año cada hora. Hay que agradecer que las corrientes de agua caliente que pasan bajo la isla hacen que nunca se alcancen temperaturas tan bajas como en otros puntos situados a su misma latitud.

Al final, lo de estar dentro de la planta geotérmica no fue tan mala idea, al menos no hacia frío, ni llovía (o granizaba). La guía nos acogió  y nos invitó a sentarnos en unas grandes escaleras en el hall de entrada. Cuando empezó a explicarnos el rol que tuvo Hellisheidi , actualmente la segunda planta geotérmica más grande del mundo, para el desarrollo  del país , entendí que aquella visita era necesaria.

Parque natural en IslandiaBlue Lagoon, Iceland

Islandia (tierra de hielo) , antes de ser el estado de bienestar rico y  ejemplar (o al menos eso nos parece en los países del sur) fue un país pobre y contaminado. Su clima poco agradable y sus tierras áridas no permiten el cultivo ni favorecen la existencia de bosques. El país se veía obligado a importar materias primas como la leña o el carbón de otros países para que sus habitantes pudieran hacer frente a las bajas temperaturas invernales.

La suerte del país cambió después de la Segunda Guerra Mundial. Islandia, “invadida” por las tropas inglesas primero y por las americanas después, fue un punto estratégico entre los continentes americano y europeo, donde los aviones americanos podían parar a repostar, antes de alcanzar la entonces lejana Europa. Esta colaboración le valió a Islandia el poder beneficiarse del Plan Marshall, que contribuiría al desarrollo de la gestión de la principal fuente de energía del país.

La energía geotérmica calienta actualmente los hogares islandeses de manera limpia y económica. Incluso ahora es esta pequeña isla quien tiene la opción de exportar su energía y de aconsejar a otros cómo hacer lo mismo. Todo un ejemplo de desarrollo inteligente.

Aprendí mucho durante la visita a Hellisheidarvirkjun, pero como no hay que exagerar,  he preferido poner una foto del Blue Lagoon y una en un parque natural (de cuyo nombre no puedo acordarme); que ilustran mejor el atractivo de Islandia que las de sus centrales de energía.

 

De viaje por la Costa Oeste

30 May

Fue pura coincidencia que hiciese este viaje. Ese verano aún no tenía claro (y eso es muy raro ) lo que quería hacer durante las vacaciones. Por eso empecé a mirar vuelos por internet para ir a Perú (país que sigue en mi lista de destinos a visitar), pero los precios eran muy elevados. Empecé a a buscar en diferentes comparadores, a cambiar fechas, a filtrar los destinos, … y entre tantas ventanas abiertas en la pantalla del ordenador, apareció un ofertón de British Airways para ir a San Francisco.

No me lo pensé dos veces y reservé. Ya me compraría luego la Lonely Planet para organizar el viaje. Fue en esta guía, mi predilecta, donde encontré información  sobre la compañía The Green Tortoise. Los itinerarios organizados por esta agencia me venían como anillo al dedo: la costa oeste de Estados Unidos es un viaje de muchos kilómetros que suele hacerse en coche; como yo iba sola con mi mochila, sería mucho más fácil y divertido unirme a una excursión organizada con gente como yo.

The Green Tortoise, además de organizar  viajes y excursiones, es propietaria de algunos albergues en Estados Unidos . En su página web (www.greentortoise.com/adventure.travel.html ) se detallan los recorridos con Affordable prices and extraordinary people, gancho publicitario que puedo confirmar después de mi experiencia.

La diferencia con otros organizadores de este tipo de circuitos radica en la especialidad del autocar que hace la ruta y la simpatía y saber hacer de los guías/conductores. Además de servir como medio de transporte, el autocar está perfectamente equipado para ser utilizado como dormitorio y como cocina y lleva las reservas de agua suficientes para los días que se pasen en el desierto. ¡Solo le faltan las duchas!

bus
Me decidí por una excursión de 10 días, “Canyons of the West”. La salida se hacía desde San Francisco, y nos llevaría a Zyon Park, Bryce Canyon, Arches National Park, Monument Valley, Grand Canyon y Las Vegas. Antes de llegar a la estación, ya conocí a algunos de los que serían mis compañeros de viaje en el albergue ( el de Green Tortoise) en San Francisco. Polonia, Italia, Nueva York, San Francisco, Inglaterra, Alemania, India y Malasia eran los lugares de donde provenían mis futuros compañeros de aventuras. Todos viajábamos solos y nos acabábamos de conocer, excepto una pareja de amigas inglesas.

Después de las presentaciones y ya olvidados los nervios y la emoción del viaje, una vez en la autopista,  los colores de la puesta del sol entraron en nuestro autobús. Antes de que cayera la noche, hicimos una parada en un enorme centro comercial en la autopista. Era la primera vez que entraba en un supermercado tan grande, y no solo por el tamaño del establecimiento:  diría que cualquier producto allí expuesto era más grande que los productos que tenemos en Europa. También había muchas promociones para comprar 2 ó 3 artículos iguales y obtener otro de regalo. Estos centros también tienen servicios para gente, que como nosotros, van de camino a algún sitio.

A la hora de pagar, la cajera se quedó atónita al ver a un grupo formado por tantas nacionalidades diferentes. Nos acabábamos de conocer, pero ya sentíamos que estábamos juntos en aquella aventura que empezaba. Mucha gente que cruzamos había escuchado hablar de la Green Tortoise; una vez, incluso, un curioso pidió ver el interior del autocar porque había escuchado hablar de él.

Durante esa parada,  nuestro conductor-guía (en realidad teníamos dos, que se iban turnando para conducir) nos enseñó a transformar las mesas del bus en camas con colchones. Aún no sabíamos que a la mañana siguiente nos despertaríamos rodeados de un paisaje mágico y único que nos acompañaría durante el resto del circuito.

Bryce Canyon
Nuestra rutina sería la de levantarnos temprano, desayunar y prepararnos los bocadillos que nos darían energía para recorrer los parques naturales. Por las noches, preparábamos juntos nuestra cena vegetariana y después conversábamos y cantábamos acompañados de una guitarra alrededor de la hoguera que encendíamos. Alguna vez también “asábamos” marshmallows (como llaman en inglés a nuestras nubes de toda la vida), algo que hasta entonces sólo había visto en las pelis.

El viaje no hubiera sido lo mismo si no hubiese estado en tan buena compañía. La verdad es que tuve suerte de viajar con gente tan abierta, diferente y con ganas de aprovechar al máximo. Aunque también es verdad que si no hubieran sido así, habrían elegido otro tipo de viaje.

Cada día teníamos una pequeña sorpresa. El pequeño inconveniente de nuestro transporte-alojamiento era que no teníamos duchas, lo que diría que al final fue algo positivo ya que añadía un elemento más de creatividad y diversión al viaje. Una noche, el conductor nos preguntó si queríamos recorrer algunos kilómetros de más para bañarnos  en unas aguas termales. El unánime sí, nos hizo acabar bañándonos en medio del desierto bajo las estrellas. La oscuridad de la noche y la distancia de la civilización, me mostraron el cielo como nunca lo había visto antes; incluso se veía la vía láctea.

En otra ocasión, nos bañamos en el Lake Powell, que estaba de camino. El agua estaba fría, pero las ganas de bañarnos eran más fuertes. Está prohibido utilizar jabón en el lago, por suerte, Micah, uno de los americanos del grupo, había comprado en la zona hippy de San Francisco, un jabón ecológico cuyo uso sí estaba permitido y que acabamos compartiendo todos.

Durante el viaje no faltó una excursión a caballo por el mítico Monument Valley y las fotos en la autopista que va de camino y donde Forrest Gump empezó a correr. La visita a las Vegas no faltó en el itinerario, y nos paseamos bajo el cielo azul de Venecia de madrugada. Jun-E, la única asiática del grupo y que no conocía aun Europa, me preguntó: “Pero, en realidad Venecia es así?” y después de volver a mirar el decorado que nos rodeaba, le respondí: “Pues sí, lo único es que en Venecia ves que la ciudad es más vieja y más sucia”. Y es que está muy logrado…

Recuerdo que la noche de antes de llegar al Grand Canyon, estuvimos cenando en un pueblo en medio del desierto y luego fuimos a tomar algo en un bar- karaoke (quizá el único del pueblo), donde fuimos muy bien acogidos. Stacey, la neoyorquina del grupo, nos interpretó muy emotivamente una canción en lenguaje de signos. Todo el mundo se quedó muy impresionado y de hecho, pensaron que debíamos ser sordos. Al final, acabamos cantando todos juntos.

La visita al Grand Canyon estaba prevista en el viaje, pero cada uno de nosotros decidía libremente hasta donde quería llegar. Hay una base a medio camino y otra abajo del todo. Se puede bajar y subir en un mismo día o hacer noche en una de las bases y subir al día siguiente. Todo depende del tiempo que se tenga y de la condición física de cada uno.
La verdad es que yo no tenía un interés especial en bajar al Grand Canyon. No era el objetivo de mi viaje, como sí lo era para algunos de mis nuevos amigos, que me explicaban que sería una oportunidad de vivir una experiencia inolvidable. Por suerte, soy muy fácil de convencer y les seguí. Menos mal que les hice caso, sino, me habría arrepentido toda mi vida.